Yo quiero a mi Bandera

Una de las áreas del Diseño Curricular para la Educación Inicial de la Provincia de Buenos Aires, es Formación Personal y Social. Su primer contenido reza: “Valoración y respeto por los símbolos patrios”. Y tal vez sea uno de los más presentes ya que a diario hemos planificado el saludo a la Bandera. Pero… ¿es suficiente? ¿Tomamos verdadera conciencia de la importancia que tiene ese momento o se convierte en una rutina más en la que hasta los adultos estamos distraídos? ¿Predicamos con el ejemplo?
Muchas veces este ritual nos encuentra recibiendo alumnos, o preparándolos para irse; corriendo de un lado a otro tratando de dejar todo listo. ¿No les ha pasado ver a un par de compañeras conversando muy entretenidas durante el saludo? O en cuclillas atando cordones; abriendo la puerta para que ingrese el que llegó tarde; o en un acto patrio sin Escarapela?. ¿A quién no le pasó?! El que esté libre de pecado…..!
Pero no es mi intención criticar o cuestionar a nadie. Sólo quiero invitarlas a la reflexión. Nuestros alumnos nos imitan todo el tiempo, aprenden más de lo que nos ven hacer que de lo que nos oyen decir. Por eso es importante tener en cuenta cada detalle.
Hemos pasado del rigor de los años de dictadura, en que los alumnos debían formar una fila donde se viera una sola cabeza y todos tomaran distancia (estirar el brazo hasta tocar el hombro del compañero de adelante), a olvidar ciertas pautas del protocolo, que implican la manera de mostrar respeto por nuestra enseña patria; o en algunas escuelas secundarias (me consta) no realizar el saludo.
Es importante transmitir a los niños la importancia de nuestros símbolos: El Himno Nacional tiene una letra que puede resultar difícil para los alumnos de jardín, pero podemos aprovechar su efemérides para hablar de él, contarles qué quiere decir su letra; que debemos ponernos de pie al oírlo, cantarlo con ganas y orgullo si sabemos la letra o permanecer en silencio si no. Podemos cantarlo por algunos días durante el saludo para que lo conozcan y el día del acto no sea algo nuevo para ellos.
Al igual que con el Himno, el ingreso de la Bandera de Ceremonias o el saludo a la Bandera de Mástil, implica la misma postura; las cabezas descubiertas (sin gorros, gorras, etc) y en caso de recitar o cantar en su honor, que sea con respeto.
El día de la Escarapela es una excelente oportunidad para hablar con los niños, de su origen, su importancia, sus colores, y porqué no, hacer algunas para repartir y usar ese mismo día y en los próximos actos patrios. Tal vez sea necesario que como docentes que somos, eduquemos también a las familias en el uso de las mismas, una posibilidad: a través de sus hijos.
Al igual que trabajamos los demás contenidos de todas las áreas, es importante que investiguemos y nos preparemos con responsabilidad.
En todas las instituciones deberían estar los protocolos, reglamentaciones o circulares que pautan las formas reglamentadas por leyes en que se deben tratar nuestros símbolos. De no ser así es nuestra responsabilidad investigar y asesorarnos.
Me parece escuchar a una compañera decirme: – ¡Pero esto es jardín!!. Precisamente por eso! Porque como diría la abuela, a esta edad los niños son “como esponjas”, absorben todo, copian todo lo que ven y mucho más de sus referentes. Si lo hacemos como se debe se convertirá en algo natural, como lo fue para nuestros abuelos.
Vi a un turista entrar al Salón de las Banderas, en el Monumento a la Bandera (Rosario, Santa Fe) con la gorra que lo protegía del fuerte sol de enero todavía puesta. El guardia, con mucha educación, se acercó y le pidió que se la quite. Ante la mirada asombrada del turista, el hombre agrego:- es una muestra de respeto descubrirse la cabeza ante la Bandera.
Cuando lo conté a mi padre, bastante mayor él, no entendía mi asombro, jamás se le hubiese ocurrido saludar a una mujer, ingresar a una Iglesia o saludar a la Bandera con el sombrero puesto!
Algunas cosas para tener en cuenta:
(Extraído de Ley 11.997 de la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires. Reglamentación de la Bandera Bonaerense)
La Bandera de la Provincia de Buenos Aires se izará de forma obligatoria en las escuelas públicas y privadas. (Art.4)
La Bandera de la Provincia permanecerá a la izquierda de la Nacional. (Art.7)
Tendrá el honor de portar la Bandera Nacional el alumno de más alto promedio, y a la Bandera de la Provincia el alumno elegido por sus pares como el mejor compañero. (Art.8) Es interesante la experiencia de proponerles a los niños que elijan a un compañero explicándoles porqué y para qué; suelen ser muy justos!
La Bandera de la Provincia de Buenos Aires no participará del acto del día de la Bandera Nacional ni en aquellos que se tome promesa de lealtad a la Bandera Nacional. (Art.9).

Licenciada en Educación Inicial Marta Edith Campo

Deja un comentario